Buscar este blog

TRADUCTOR

domingo, 30 de agosto de 2015

CON NOSOTROS HOY: "PILAR MONGE VALDELLÓS"

PILAR MONGE VALDELLÓS

Alcazareña, de pura cepa, de padres alcazareños, de la calle Toledo.

Nace en el seno de una familia sencilla, de clase media, su madre ama de casa y su padre,
agricultor, albañil, empleado en Renfe, peón, vías y obras, en lo que hiciera falta para sacar
adelante a su familia. 



Como una niña más, nacida en la década de los sesenta, complementa sus estudios básicos con la formación profesional y en sus ratos libres dedica tiempo a jugar con la música y con la interpretación, antecedentes no le faltan y lo lleva en los genes cuando un tío-abuelo suyo ya cantó rondeñas y otros cantos, en los años cuarenta, para el folklorista Pedro Echevarría Bravo, también otro familiar directo suyo alternó en diferentes formaciones musicales con el célebre Rafael “Mansota”, de forma que, desde muy niña, pide a sus padres que la llevaran a aprender a bailar o a lo que fuera, a los Coros y Danzas que por entonces ensayaban en la calle Canalejas, conocida popularmente como “la calle Resa”, así pues, a la edad de ocho años y después de mucho insistir y de darles largas en su casa, la apuntaron los domingos, primero con los pequeños, después con los medianos, donde bailaba hasta que un día, casualmente, cuando contaba con trece o catorce años, la monitora y directora, Pilar Maldonado, la puso a cantar en un ensayo para los más peques, la Jota Manchega, y desde entonces hasta ahora. 



A su marido, Cecilio, lo conoció en los Coros y Danzas de Alcázar, es madre de dos hijos,
Andrea y Alberto, y compagina trabajo y familia con su gran pasión, cantar.



Y eso hace en el grupo titular de la Asociación Cultural de Coros y Danzas de Alcázar de San Juan, además de en el conjunto Plenilunio integrado en la misma asociación, en el Coro Santa Teresa Jornet de la Parroquia de Santa María la Mayor, con quienes tiene la oportunidad de cantar cada viernes santo en el encuentro de la plaza del altozano, así mismo, ha cantado en el Coro San Francisco y ha puesto voz, junto a Julián García, a poemas de García Lorca o la alcazareña Gloria González Jareño, entre otros poetas. 



Ha participado como solista en grabaciones de música de la tierra y recorrido gran parte
de la geografía española y algunos países del extranjero junto al grupo de coros y danzas de Alcázar de San Juan, cantando las canciones y bailes del folklore castellano-manchego. 



De todos estos años de cante, música y baile, se queda con lo que considera es lo más
importante: “La cantidad de amigos que ha hecho en este largo camino y los que le quedan”. Y aunque ella no lo diga, lo decimos nosotros, con la satisfacción ante los comentarios de quienes la comparan y, a veces confunden, con su admirada, Mary Monreal.